Épiphanie éphémère

Fugaz epifanía de una existencia

10. ¿Azúcar o crema, querido?

Convencido de que nunca coincidiría con el amor de su vida, dibujó un corazón en el roble del parque, escribió su nombre dentro, dejando un espacio para el de ella, y se marchó.

Tres años después, se acercó nuevamente al roble y vio dos nombres escritos. Al volver a casa, saludó a su esposa y, dándole un beso, le pidió el divorcio.

JdDios

Anuncios

Filed under: amor locura y muerte, , ,

6 Responses

  1. Noumi dice:

    Nadie puede irse a dormir demasiado temprano…
    =)

  2. farenas dice:

    JdDios genial!! perdona que no me quede más tiempo pero resulta que hace algún tiempo hice lo mismo, bueno, no lo mismo porque no encontré un roble a mano, pero sí en un árbol cualquiera de un parque cualquiera de la ciudad y quiero verificar si hay otros nombres escritos.

    Una pregunta: Si encuentro que no hay nombres escritos en el árbol, lo beso y le pido el divorcio al árbol?

    Bendiciones, me encantó tu entrada.

    • JdDios dice:

      En primer lugar, recomendaría no casarse con el árbol. Se ahorrará usted el dolor de cabeza de intentar llevarlo al lecho conyugal, lo cual resulta dificultoso.

      Si ya lo hizo, el beso es optativo al momento de pedir el divorcio. Eso sí, con él le queda más mono.

      Esperamos sus feligreses, un anuncio de los resultados de los exámenes médicos. Deseándole lo mejor, agradezco su visita.

  3. Conejin tu me tienes anonadada! eh embelesa q toy !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: